Canasteros en Wappíssima 2016: Viernes

Para el primer día en Wappíssima la programación se llenaba de sorpresas: la primera colección de volantes de Juan Galocha (boquiabierta quedé tras ella), el nuevo ramillete de propuestas flamencas de Slava (firma a la que te aconsejo no perder de vista), mi descubrimiento personal en Irene Vázquez (me encantas), el reencuentro con Inma Benicio (un placer siempre coincidir contigo) y el repaso a la colección finalista en noveles de We Love Flamenco  de Lucía Herreros, encargada de dar comienzo a la tarde de viernes de la última edición de la Pasarela Wappíssima que se ha celebrado esta vez en el Monasterio de San Jerónimo.

Colección de Slava en Pasarela Wappíssima 2016

Lucía Herreros

Todas las formas posibles de un canastero se vieron en Wappíssima de la mano de Lucía Herreros. Desde el clásico hasta el que se llena de carruchas y se acompaña de poncho flecado, pasando por el vuelo evasé que despista acabando en volantes.

Canastero de carruchas de Lucía Herreros

Sea cual sea la versión, su talle es bajo, se ajusta a la silueta y marca flamenca, contrastando con esas otras acordes a los estilismos en boga según las tendencias de temporada, donde la camisa a juego con la falda de doble capa o el vestido de escote clásico, pierden el contorno para llenarse de volumen hasta los tobillos.

Traje de flamenca de dos piezas de falda de capa de Lucía Herreros

Inma Benicio

Su pisar en pasarela ya pude verlo en Jerez, donde una pequeña conversación me dio la oportunidad de conocer mejor a la firma. A Sevilla llega ampliando un poco su colección, con una irresistible propuesta pret-a-porter flecada.

Propuesta pret-a-porter flamenco de Inma Benicio en Pasarela Wappissima 2016

Sus volantes de satén de seda se mezclan con plumas y pedrería para una flamenca más de noche que de día, junto a otras de estampados florales y lunares de bordes remarcados. De nuevo canasteros y talles bajo para delimitar silueta.

Canastero de Inma Benicio

Irene Vázquez

Con tintes blancos y grises, de ésos básicos para El Camino, comenzaba el desfile de Irene Vázquez en Wappíssima 2016. Sus flamencas clásicas se dibujan con moteados y flores y, a veces, con los dos pero al cejo.

Propuesta rociera de Irene Vazquez en Pasarela Wappissima 2016

Sus no tan clásicas se amoldan a las tendencias pero sin fidelidad absoluta, dejando que la falda de doble capa que se ha visto en más pasarelas que en recintos feriales, se entalle unos cuantos centímetros más que los que atañen sólo a la cintura, bajando así hasta la cadera, justo donde comienza el vuelo en un plumeti que no nos abandona, combinándose con una de esas camisas que destacan sin quererlo, con estampado colorido y en relieve sobre transparencia al tono de la falda. ¡¡Simplemente bello Irene Vázquez!!

Transparencias y plumeti para falda de capa de Irene Vazquez

Juan Galocha

Su sello también se deja ver y se denota entre las mujeres que viste de flamenca. De nuevo su deseo porque destaques entre la multitud y no pases desapercibida, le lleva a darle un giro diferente al traje de flamenca, lazando a la cintura sus camisas por fuera en un dos piezas canastero, restándole volumen a un traje, como es el de flamenca, que suele necesitarlo y cambiando la figura flamenca por una con un talle más esbelta, ayudándose de tejidos pegadizos, de esos suaves que se adhieren a cada recoveco de la piel, pero que él consigue despegarlos donde se debe para conformar estilismos que atraen por su estética y plasticidad.

Canastero de Juan Galocha en Pasarela Wappissima 2016

Sus flamencas no son de las que se suman a ese grupo que de un solo vistazo consigues verlas al completo. Las suyas son más selectas y necesitas tiempo para admirarlas. Sus lunares se metamorfosean en encajes y las carruchas de raso aquí son de tul, para decorar no vuelos sino escotes. ¡¡Qué bonito es poder ver los resultados de todo aquello en lo que te aventuras!!

Canastero en rosa cuarzo de Juan Galocha en Pasarela Wappissima 2016

Slava

Contigo el buen sabor de boca nunca falta. Se agradece saber de antemano, sin haber visto ni cotilleado nada, que sentarse para ver tu desfile tiene el ingrediente sorpresivo incluído. Eres único para conseguir concentrar en una colección de 11 trajes la variedad suficiente para que con 4 mini colecciones alcances a aglutinar las distintas flamencas con las que puedes cruzarte en cualquier feria. ¡¡Eso es todo un logro!!

Pret-a-porter en lunares lenteja de Slava en Pasarela Wappissima 2016

Un comienzo suave y azucarado en azul y blanco dejó paso a unos contundentes rojos y negros, salpicados de rosas y lunaritos lenteja, dando muestra de cómo un tejido igual que se hace flamenco se hace moda. Simplemente es cuestión de prioridades y del uso más necesario que quieras hacer de la tela antes que se haga prenda.

Traje de flamenca de lunares lenteja de Slava

Uno de mis favoritos se tiñe en verde y se espolvorea de cintas de raso morado que adquieren esos bucles a medida que atraviesan los estrechos huecos del pasacintas de encaje de bolillos en crema.

Traje de flamenca sin mangas en verde de Slava

¡¡¡Ganas de ver tu próxima colección y aún sólo han pasado un par de meses desde esta última!!!

Colectivo 2º y 3º Alumnos Sevilla de Moda

Encargados de cerrar el primer día de Pasarela Wappíssima 2016, son de los desfiles que adoro contemplar pues son vibrantes y se palpa el pulso de osadía y riesgo de quien empieza y se lanza sin miedo, ya que cada traje que mueve sus volantes en pasarela es una apuesta por un sueño. Todos los que se vieron no caben aquí, aunque parte ya se hizo sitio en un resumen que publiqué, así que permitidme añadir dos estilismos más a los que ya os presenté, pues siempre apetece hablar de otros tantos volantes.

Traje de flamenca de lunares XXL de Rosa Escandón en Wappíssima 2016

De enormes lunares blancos, de los que aportan luminosidad al negro, se viste un canastero sobrio rematado por volante al hilo, que se decora al hombro por otros tantos ‘enreversaos’ para formar un clavel con función añadida de manga corta. Simplemente bello este patronaje básico de los que resultan imprescindibles en las colecciones de un diseñador, año tras año, por su capacidad de transformarse cada temporada según el aire del tejido que toque. Éste viene firmado por una aguja emergente de nombre Marta Contero, si no me equivoco. ¡¡Bravo Marta!!

Traje de flamenca en blanco y buganvilla de Carolina López en Wappíssima

Este otro es de Carolina López que, apostando por un clásico de cuello en pico, su talle bajo se abre en evasé para el vuelo de volantes y para otras comodidades imprescindibles que no hace falta relacionar para quien suele vestirse de flamenca. Es una delicia ver caminar un traje de flamenca en blanco y más cuando se combina con enagüas a la vista en buganvilla, todo un acierto para alargar la vida feriante de aquellos que sólo suelen tener unas cuantas horas intocables en cada puesta. Perfectas las hombreras de flores que se flecan para dejar de lado el uso del mantoncillo, el gran ausente de esta temporada, y colorear un poco toda una llanura blanquecina.

 

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*