Carmen Latorre y Artepeinas en SIMOF 2016

Al igual que otras firmas con más de un par de décadas de trayectoria en moda flamenca, Carmen Latorre saca sus volantes allende nuestras fronteras andaluzas, para invadir con ellos no sólo otras ciudades españolas sino también aquellas que incluso implican cambio de idioma, como Miami y Tokio.

Su experiencia en costura y patronaje se equilibran, a día de hoy, con la frescura creativa de su hija, quien comparte con ella el mismo entusiasmo por las puntadas en moda flamenca, lo cual propicia que consigan diseñar siempre una colección muy completa.

Carmen Latorre en SIMOF 2016

Para este año en SIMOF, donde han vuelto a presentar, una vez más, su colección de flamenca, se han inspirado en quejíos, bravura y miedo. Tres notas que definen y comparten tanto toro como torero y que demuestran cada vez que pisan el albero de una plaza de toros. No toda su colección se versa en ello, pero son responsables de marcar la pauta en colores y tejidos de los trajes de flamenca de Carmen Latorre que se pasean por la pasarela con temple, haciéndose hueco, ante quienes los miran, como también lo hace cualquier capote entre un toro y su torero.

Nueva colección flamenca de Carmen Latorre

De esta manera, sus ‘Callejones de la Maestranza’ se van tintando de lunares y flores, de blancos, alberos y naranjas, sin olvidarnos de los rojos, corales y carmínes, rozando el tono sangre, contrastando con esos rosas bebé y azules eléctricos que se renombran cada temporada y permanecen inalterables una tras otra.

Toros, toreros y lances del toreo pintados a mano en un traje de flamenca de Carmen Latorre

Comenzó el paseíllo de volantes con fuerza, en tonos cálidos, tomando esa luz que invaden los tendidos de sol al comienzo de la tarde taurina y que sofocan, sobre todo, a quienes acuden hasta allí ataviados con almohadillas pero sin abanico. ¡¡¡Ay, almas de cántaro!!! Así, el mandarina, rojo y albero, todos en la misma intensidad, guardan armonía y caben en este canastero algo subido por un lado, de talle bajo, del que gusta para que marque silueta, con escote barco y mangas capote a la muñeca.

Traje de flamenca naranja de Carmen Latorre en SIMOF 2016

No recurre en exceso Carmen Latorre a detalles madroños, carruchas o encajes de bolillos para decorar el traje de flamenca. Cambia éstos en este traje de flamenca y en el resto de esta mini colección que abría el desfile, por toros, toreros y lances del toreo pintados a mano en el talle y simulando las teselas de un mosaico, combinándose con alguna que otra pequeña decoración romana en escotes.

Siendo el naranja un tono difícil, lo mezcla con sus competidores cálidos con un resultado para nada estridente. ¡¡Simplemente bello!!

Traje de lunares de Carmen Latorre en SIMOF 2016

Los lunares, elemento básico en flamenca, también se prodigan por sus trajes. Los de tamaño diminutos moteaban un mangas corsario de porte elegante, con talle alto señalado gracias a un par de volantitos al hilo. De caída lánguida y vuelo pegadito, este zíngaro-chic ha sido uno de mis favoritos de la colección. Con ese aire hippie que tiene gracias al diseño y a la caída del georgette y un chalequillo sin mangas en un estampado que no contrasta en colores, son el marco perfecto para que destaquen en verde y dorado las piezas de Artepeinas: pendientes, peinas y maxi-colgante, muy en consonancia con la influencia arabesca que este diseñador siempre deja entrever en sus colecciones de temporada.

Traje de flamenca blanco de lunares lenteja de Carmen Latorre

Perfecto ese detalle que casi siempre pasa inapreciable a la vista, como son los zapatos blancos moteados en negro que se mimetizan en el conjunto flamenco. ¡¡Qué decir!!

Entre los lunares más medianitos me gustaría destacar un clásico en negro y rojo, que Carmen Latorre reinterpreta y combina a su manera. Puede parecer un estilismo de esos donde se conjunta sin pensar todo y según se tenga, pero, en realidad, está medido, calibrado para que parezca desenfadado, desordenado, cuando realmente no lo es.

El negro ‘lunareado’ en blanco, se estampa en el bajo del vuelo de las mangas y en el volante del vuelo de la falda con flores que son las que establecen los tonos que van encajar. A la vista está que el rojo destaca en ellas, de ahí que el cancán para el canastero y los dos volantes que decoran el comienzo de éste, se tiñan en ese color. Como también lo hacen los claveles de la cabeza y el protagonismo del tono en los complementos flamencos.

Lunares y flores para un traje de flamenca de Carmen Latorre

Pero, porque aquí está el pero, el mantoncillo tricotado es el que cambia el paso, decantándose por uno tan llamativo como el colorado y en menor abundancia en el estampado de flores. De ahí que este buganvilla o fucsia sea responsable que su batiburrillo flamanco resulte tan agradable a la vista. Moraleja: sé atrevida y combina, resaltando lo que siempre suele pasar desapercibido en un complemento con fuerza.

Mantoncillo, pendientes y flores para Carmen Latorre

Los trajes de flamenca de dos piezas que pudieron verse, tanto de falda como de pantalón, claramente se sumaban a las tendencias de esta temporada. Por lo que esa influencia de falda mejicana de metros y metros de tela, donde el fruncido sólo se ciñe a la cintura para afinarla y realzar el busto, podía disfrutarse en éste de falda floreada en XXL y camisa de lunares galleta que salpicaban, estrategicamente, la seda transparente de mangas abiertas.

Traje flamenca dos piezas de camisa y falda de Carmen Latorre

Carmen Latorre es una de las pocas firmas que ha contado con propuestas flamencas minifalderas esta temporada en pasarela. Coquetas, sencillas y casi más llamativas que un traje de flamenca, donde resultan imprescindibles dos cosas: unas largas y bellas piernas para mostrar y dominar el paseo en tacones. Mi favorito de los tres, el sin mangas que aparece en primer plano en la foto, en el que los volantes con raso rizado parecen simular pétalos de flor.

Traje de flamenca minifalda de Carmen Latorre

Complementos flamencos para Callejos de la Maestranza: Artepeinas

Como cada año, Artepeinas vuelve a estar presente en una de las más importantes pasarelas en moda flamenca. En We Love Flamenco ya pudimos verle cerrando, con Sánchez Murube Costura, la edición de este año; en SIMOF lo hemos disfrutado en la tarde del sábado con Carmen Latorre, a la que consigue aumentarle ese puntito torero que ha inspirado a la firma este año para crear volantes y lunares.

Peinas con lances del toreo de Artepeinas para Carmen Latorre

Aquí, en esta colección, hemos disfrutado de un puñado de piezas bastante representativas de lo que viene haciendo la firma de complementos desde su creación. Peinas de todos los tamaños, sobre todo grandes, para reivindicar esa presencia indiscutible en el estilismo flamenco que tanto defiende Artepeinas. Todas y cada una de ellas las ha creado a propósito para cada uno de los trajes de flamenca de Carmen Latorre, unos con sus estampados, los de la diseñadora, y otros con los de Artepeinas, otomanos, para ese juego contrapuesto que tanto gusta a esta firma de complementos flamencos.

Pendientes rectángulares y étnicos de Artpeinas

Entre mis piezas favoritas creadas para esta colección, estos pendientes étnicos de rectángulos paralelos, labrados y que aumentan tamaño conforme se acercan al escote, adonde llegan para descansar las rositas de pitiminí en dorado que añade y que, aunque parezcan sobrar, son ese toque barroco del que tanto gusta hacer uso en sus creaciones. ¡¡Simplemente bello!!

Fue un placer ver a dos pesos pesados del diseño flamenco, como son Carmen Latorre y Artepeinas, unidos para pasear su creatividad en SIMOF, imaginando flamencas como éstas, clásicas y no clásicas, abigarradas de estampados pero libres en detalles. ¿Volverán a desfilar juntos? Espero que sí.

Carmen Latorre, ,madre e hija, saludando tras el carrusel de su desfile en SIMOF 2016

 

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*