Flamencas 2015 de Rosalia Zahino

En contadas ocasiones la creatividad se adelanta a su tiempo cayendo, siempre, de lleno, en esa incomprensión propia de quienes no poseen este don en grandes dosis, temerosos por las consecuencias que puedan tener ese nuevo torrente creativo y, a la vez, sorprendidos y cautivados por lo que sus ojos ven, pero desde la cautela y el anonimato que les concede la obviedad del reconocimiento de lo bello. Afortunadamente, esas mentes privilegiadas existen y se encuadran dentro de los llamados genios, maestros, aunque les cueste ganarse el calificativo, pese a quien pese, y tengan que esperar a que llegue ese momento al que se adelantaron, y a los que se siguen adelantando, para este reconocimiento. En moda flamenca uno de esos genios es Rosalía Zahino y yo he tenido la suerte de conocer primero sus volantes y luego a ella, quién les da forma y personalidad haciéndolos diferentes a todos aquellos que conoces tildados de típicos y feriantes.

Trajes de flamenca 2015 Coleccion Quelle Coco! de Rosalia Zahino

Sólo ella puede inspirarse en la gran dama de la costura y conseguir ser espejo de quien rompió moldes, estereotipos e impuso otras formas en el vestir para la mujer de principios y mediados del siglo XX. Sólo Rosalía puede sentir como Coco, pues respiran de igual forma y les alimentan las mismas metas. Rosalía Zahíno, desde su comienzos, es fiel a su visión sobre la mujer flamenca, sin perder de vista a los cánones establecidos que transforma para cambiar el aire que atraviesan sus volantes y vestirnos así a lo ‘zahíno’, o lo que es lo mismo, con glamour propio del lujo y de una coquetería exquisita que se origina en un perfecto patronaje que ella misma tutela a base de tiza y tijeras.

Traje de flamenca de seda y encaje de Rosalia Zahino

Su colección ‘Quelle Coco!’ de flamencas 2015 de Rosalía Zahíno, presentada entre amigos, clientes y fieles admiradores de su costura flamenca es un homenaje a Coco Chanel, tanto como mujer como creadora. Yo he visto su desfile como un nuevo punto de partida en la trayectoria de Rosalía, un origen del que surge un nuevo rumbo donde ella manda en todos los aspectos de su carrera, decidiendo desde lo más rutinario hasta lo más excepcional, queriendo así, o al menos de esta manera lo sentí, no homenajear sino más bien premiar, aunque tampoco es el verbo exacto para describirlo, todo el trabajo realizado hasta ahora, demostrando, a la vez, que es capaz de reinventarse y seguir aportando ideas a la moda flamenca.

Encajes para Quelle Coco!

Os aseguro que es difícil hacer una criba en su desfile para que quepa aquí en un post. Quien suele leerme ya sabe que no soy parca en palabras escritas y con Rosalía he de limitarme más que otras veces, pues bien merecen cada uno de sus trajes un análisis pormenorizado de cada detalle que lo componen. Me resulta complicado, y constituiría una afrenta a su trabajo, describirlos de manera somera, escasa, pues no son trajes a la usanza, de esos que abundan en cada esquina del Real. Son trajes que te hacen girar la cabeza y perseguirlos con los ojos para volverlos a ver de nuevo, porque sabes que algo se te ha escapado y necesitas mirar con mayor atención, porque sientes que es único y que, quizás, no vuelvas a toparte con él.

Volantes pañuelos con lágrimas de Rosalia Zahino Cuello caja y espalda descubierta de Rosalia Zahino

Su desfile es de los que, poco a poco, te va introduciendo en la temática o en el título que acoge a la colección. En un principio sólo unos detalles consiguen que no te despistes, como solapas de bolsillos, botones y tejidos ricos, entre ellos el encaje, tul, sedas bordadas y guipur, inclusive aquellos que seguro olvido nombrar. Pero a medida que avanza, esos detalles dejan de ser discretos y se vuelven descarados, contundentes, como las chaquetitas chanel en tonos oro y beige, con los clásicos botones y el encaje rizado que remata el contorno de la solapa del puño, o los remates en forma de volante en la parte baja de una espalda transparente y bordada.

Traje de flamenca con chaqueta Chanel de Rosalia Zahino

En volantes si lo imagina Rosalía Zahino…. ¡¡Es posible!! Como estos colocados de forma piramidal, al hilo, rectilíneos y plisados, con ausencia total de curvas que siguen siendo volantes pero a lo ‘zahíno’. Por supuesto que el resto, canasteros, pequeños, medianos, mezclados, de pañuelos con lágrimas, agrupados, y lo que sepas que existen, sin duda no se resisten a los patrones de Rosalía.

Traje de flamenca de volantes plisados colocados en forma piramidal de Rosalia Zahino

El amarillo, tan presente esta temporada en cada colección de flamenca, ella lo destierra, dando protagonismo al binomio blanco-negro, símbolo de elegancia tan usado por Coco Chanel, junto a beiges, maquillajes y rosas tenúes, muy apagados, que se dejan conquistar por un azul agua marina pero con algunos años de historia, como si lo sacaras de otra época, y un gris azulón que contrasta con blancos y grises.

Vestidos de flamenca de tonos maquillaje y negro de Rosalia Zahino

Embelesada por toda su colección no pasé por alto los volantes de esta manga, donde el pequeño sólo decora y los demás cumplen su función de remate elegante al cien por cien, con esa caída dulce y acaramelada de los tejidos de encaje.

Cascada de volantes en las mangas de encaje de Rosalia Zahino

Sus propuestas en dos piezas pasan por pantalones y faldas, de ésas donde los volantes de tul y encaje empiezan en la cintura y parecen hacer de sobrefalda, tapando un vuelo de batista bordada a juego con cuerpo de guipur de manga francesa. La opción pantalón es comedida en vuelo donde hay que serlo, para dejarse llevar por mangas XXL  con volante decorando. Y ambas, de nuevo, en tonos blanco y negro.

Blusa y pantalones con aires flamencos de Rosalia Zahino Traje flamenca dos piezas en blanco y negro de Rosalia Zahino

Los mantoncillos los coloca doble y con cintas para ajustarse al talle, y otros, ¿qué serán? ¿Mantoncillo versionado o quizás una torerita aflamencada? Sea como sea consigue fusionar la alta costura de La Maison con la moda flamenca, adoptando ciertas características de las conocídisimas chaquetitas chanel en algunos de sus vestidos y otras, simplemente, son de esos recursos con los que el traje de flamenca atraviesa fronteras y bien podría pasearse por una fiesta nocturna de la alta sociedad.  ¿Qué me dices de esta manga que se inventa, cuajada de volantes al contrario, entallándose en la muñeca?

Manga con volantes desde el hombro al codo y ajustada hasta la muñeca de Rosalia Zahino

Doble mantoncillo ajustados al talle por cintas de Rosalia Zahino Mantoncillo capa con aplicaciones de chaqueta de Rosalia Zahino

Los tocados y accesorios son de su inseparable Encarna Solá, con la que forma un tándem perfecto.

Tocados de Encarna Sola para Rosalia Zahino

Acabó el desfile con un vestido de novia de corte sirena, cuerpo transparente y larga cola de volantes que, para mí, fue de los más sencillos de la colección. Me ha gustado más cómo se ha complicado en el diseño del resto.

Vestido de novia coleccion Quelle Coco! de Rosalía Zahino

¡¡Tomad nota, pues lo que ella diseña hoy se lleva mañana!! ¡¡Gracias Rosalía Zahíno por tener la osadía de diseñar diferente!! Eres el mejor ejemplo que la moda flamenca existe y que el traje regional evoluciona con ella.

Trajes de flamenca grises, negros y blancos de Rosalia Zahino

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*