Novias Atelier Rima en SIQ2016

A quién también hace flamenca es difícil que no se le note, sea de dónde sea y haga lo que haga.  Siempre un pequeño detalle le delata, un volantito decorando el bajo, unos flecos con enrejado, más bien propio de mantoncillos, o un canastero en toda regla, pero de vuelo comedido, eso sí, con las sedas y encajes acordes para novias. Esa es la primera impresión tras ver la nueva colección para novias Atelier Rima que presentó en SIQ2016 hace unos días.

Vestido de novia con flecos

Pero vayamos por partes y no sigamos la casa por el tejado. Toca conocer más y mejor a quién orquesta la aguja en Atelier Rima, a quién se enamoró un día de las batas rocieras que vió en Huelva y ya no le quedó otra que quedarse para pasar de ser turista a residente y continuar en el diseño pero de otra manera, ideando batas romeras a su modo porque su pasión por la costura, de la que lleva más de 30 años viviendo, no le permitió dejar pasar la oportunidad de aprender a coser la suya propia, la primera, y tras ella, también su primer traje de flamenca, a petición de una amiga y que aún conserva y usa.

A Rima no le corren por las venas la sangre flamenca ni ha bebido de ella ni tampoco se puso un traje de lunares de pequeña, tampoco tiene la fotito con los volantes sentada en el burrito de la Feria de Abril. Sus primeros pasos los dió en Lituania, allí echó los dientes y allí se formó como diseñadora. Un viaje de turismo a España la llevó por varios lugares, entre ellos la zona choquera andaluza, coincidiendo su visita con la Romería del Rocío, viendo así, in situ, las primeras batas rocieras de su vida.

Flamencas de Atelier Rima en SIMOF2016

Lo que tiene la profesión que tiene es que le despertó la curiosidad por el cómo se hacen y eso provocó el despertar de su necesidad por aprenderlo. Además, tampoco puso resistencia para dejarse cautivar por los tonos alegres de esta indumentaria. Y, tal y como ya he comentado, pudo más su affaire romero que su tierra natal, por lo que cuenta ya, desde que las arenas de Huelva la engulleran, con algo más de 15 años en España, tantos como los que tiene en esto de la moda flamenca, cuyos comienzos recuerda con cariño pero sin insistencia en rememorarlos por aquello que esos fueron sus primeros pinitos y ahora ya puntea con la aguja flamenca mejor que entonces.

Detalles en mangas de novias Atelier Rima

Así comenzó su andadura aquí, por lo más nuestro que Rima ha sabido interpretarlo con admiración a través de sus azules ojos, piel de nácar y cabello dorado. De esta manera empezó y así continúa, compaginándolo con lo que dominaba en su país, pues novias y ceremonia ya eran conocidas por sus manos en su primera etapa en moda.

Y esa es la parte de Atelier Rima que pudimos ver el pasado 4 de junio en SIQ, donde presentó ‘Como perlas’, una colección de novias clásica, con transparencias y algún que otro escote a la espalda, pero ajustándose a las normas de la elegancia y buen vestir sin rayar en los excesos, consiguiendo crear diseños de los que se usarán más de una vez gracias a las herencias y la ilusión por verlo de nuevo en quien no nos vió con él puesto (o quizás sí si te llevaba las arras).

Carrusel desfile Atelier Rima en SIQ2016

Tal y como marcan ahora las tendencias, hace uso de gasas, tules y sedas semitransparentes con encajes y pedrerías colocadas de manera estratégica para conseguir que se claree el cuerpo sobre el que reposa con mangas y escotes a la espalda. Para las más osadas, un vestido de novia de dos piezas que se agarra a la cintura con broche de lazadas, deja que las flores bordadas al tono tapen discretamente, con sólo ciertas zonas del talle a la vista, Para las más comedidas, las transparencias se limitan a colorear la piel de los brazos con mangas translúcidas y ablusadas que se ciñen en el puño con blondas.

Palabra de honor de encaje de Atelier Rima

No se limita a vestidos de novia con un solo tipo de vuelo, por lo que te topas con los que se ajustan a la silueta, sin llegar a ser exhaustivo, hasta los tobillos o hasta las caderas, abriendo vuelos con godets de encaje o, simplemente, frunciendo la falda para conseguir volumen tipo casquete o tulipán.

Encaje chantilly para novia romántica de Atelier Rima

Entre sus largos princesa irresistible la sobrefalda en forma de pañuelo, dejando caer los picos bordados sobre el tul de seda. ¡¡Simplemente bello!!

Novia de vuelo princesa y tul de seda de Atelier Rima en SIQ2016

De sus siluetas sirena, me quedo con este brocado de destellos y escote barco, recargando el vestido en puños y bajo con un poquito de guipur, consiguiendo que una propuesta aparentemente minimalista se complique a base de detalles, despistando un poco de lo que te espera cuando la novia se gire, consiguiendo un diseño a medio camino entre dos estilos contrapuestos.

Brocados y guipur para novias Atelier Rima en SIQ2016

También presente en la colección un vestido de novia pantalón, más bien palazzos, en tono blanco y con capa desde la cintura que hacía las veces de cola del vestido, pero que parecía ser más bien mono que dos piezas pantalñon por cómo dejan las costuras que se adivine, ya que no se aprecia bien en pasarela.

Traje de novia pantalón de Atelier Rima

Al igual que una perla es única y surge del fruto de un largo proceso, cada traje de novia de Atelier Rima es irrepetible, con personalidad propia que capta la atención de quien desea vestirse con él. Su influencia de volantes y su ascendencia lituana se conjugan en un equilibrio perfecto del que brotan trajes de novia como los de esta temporada, capaces de conseguir un minimalismo barroco gracias a la mescolanza que ella misma es tras inspiraciones e influencias de las que bebe su aguja en moda.

Novias corte sirena y volantes de Atelier Rima

Así dibuja, para este 2016, una colección en las que novias dispares encuentran su sitio ya sean evidentemente románticas, clásicas o bohemias, evocándome algunas de ellas ese toque vintage del romanticismo propio de principios del siglo 20, ayudándose de encajes y guipur, para espaldas transparentes y talle, junto a tejidos de caída dulce, como la seda y el tul, para mangas abullonadas que se rematan en las muñecas con delicados encajes chantilly y blondas salpicadas de perlas y combinadas con el vuelo de los vestidos de novia.

Novias con toque vintage de Atelier Rima

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*