Raquel Terán en We Love Flamenco 2016

El viernes noche de We Love Flamenco toca cerrarlo de sevillanas maneras, ésas en tono coqueto de las que hace gala la diseñadora Raquel Terán y que sabe interpretar al capricho de sus negros ojos, aunque este año miren indecisos por aquello de estar ‘entre dos orillas’, a las que contemplan sin decantarse porque ni quieren ni pueden, porque si eligieran una, ¿qué harían sin la otra? ¿Acaso Sevilla no es Triana o Triana no es Sevilla? Lo que se tiene en una orilla en la de enfrente no está, lo que en un lado puede ser macareno en el otro es trianero, y, a pesar de todo, ambos márgenes del Guadalquivir tienen la capacidad de convivir y comprenderse porque, aunque existan contrastes, la idiosincracia sevillana crea puentes, fusionando lo mejor de ambos lados sin perder identidades. Entonces, ¿por qué renunciar a una de ellas si el corazón puede pertenecer a ambas? Como diría Rafael del Estad en sus sevillanas ‘Las dos orillas’, ‘… Sevilla es el mundo pa’los sevillanos …’, siendo esto así, ¿qué razón impide amar su dualidad?

Colección Entre dos orillas de Raquel Terán en We Love Flamenco 2016

Se puede decir que este año Raquel Terán imagina a sus flamencas en una colección diseñada para dar gusto a amores dispares, contrapuestos, pero con la misma necesidad flamenca.

El desfile arrancaba con sus caramelos de colores teñidos de atardeceres, recargados de fuerza flamenca que imprimen peso a los tonos, buscando la contundencia que perfila pieles morenas y rasgos marcados, con esa racialidad andaluza de mujeres de ondas al agua en el cabello que ya plasmara Julio Romero de Torres en sus cuadros y que se dejan entrever entre los volantes de Raquel Terán.

Trajes de flamenca de Raquel Terán en We Love Flamenco 2016

Los pigmentos azulados que salpican a estos primeros trajes de la colección, se mueven al compás que marcan los anaranjados llamados caldera que se confunden, a veces, con los rojizos ocres, conformando la paleta perfecta para cuajarla de florecillas diminutas y prestarse a hacer esas mezclas de tejidos a los que nos tiene acostumbrados Raquel Terán, delimitándolos con cintas de terciopelo, madroños y piquillos.

En cada una de sus mini colecciones pueden observarse este año variedad en gustos, haciendo honor a la inspiración dispar que la tutela esta temporada. Por eso, te topas con canasteros de capa, con vuelos de volantes en cascada, con dos piezas de talle alto y con la novedad de este año que ya apuntó en su anterior colección, ‘A mi manera’, con esas faldas plagadas de mini-volantes al hilo que comienzan sólo a unos cuantos centímetros de la cintura.

Chalequillo denim para traje de flamenca Raquel Terán

El denim, o vaquero para entendernos, es un tejido del que se apropia para ‘aflamencarlo’ en musetas con bolsillos traseros y travillas para faldas y en chalequillos que ciñen camisas de encajes calados, que se dejan salpicar el talle por flores de lunares y caireles, culpables que uno de mis affaires de este año en We Love Flamenco sea este dos piezas donde la camisa deja entrever los hombros y la manga sólo se acampana en puños, no se ‘volantea’.

Trajes de flamenca de talle alto de Raquel Terán

Pocos canasteros al uso se ven en su colección este año, o quizás he notado esa falta por mis ganas siempre de ver más; sea como fuere, sus imprescindibles han sido fieles a la cita en pasarela. En éste el patchwork de tejidos de flores, que han venido al ser los sustitutas de sus adorados plumetis, se rematan con chalequillo de punto, que recoge ordenadamente en dibujos geométricos todos, todos, los colores empolvados que se adivinan en el traje de flamenca.

Canastero y chalequillo a juego de Raquel Terán

Los ‘negros terán’ no podían faltar, llenándose esta vez de más color, pues se estampan con rosas, se mezclan con granates y mostazas y se dejan querer por un poquito de plumeti, encargado de poner ese tono picante en las transparencias del talle.

Trajes de flamenca en negro de Raquel Terán

Y entre los teranes oscuros, uno de esos trajes de flamenca candidato a básico de armario flamenco, con vuelo evasé y volantes subidos hacia un lado, que caen hasta el borde, dejando por el camino algunos rizados al hilo a medida que se acercan al suelo.

Traje de flamenca negro con volantes en cascada de Raquel Terán

Eso sí, para embobarse un María de la O que viste la noche feriante, con ese vuelo al aire que se van adueñando del derecho a hueco permanente en sus colecciones.

Traje de flamenca María de la O de Raquel Terán en We Love Flamenco

Cerraba el desfile una sorpresa pintada en crudo, que no en blanco, justo en ese matiz tonal de la espuma del mar, la que se crea cuando las olas reposan mansas al invadir las arenas de la playa de Bajo de Guía, aportándoles candidez a tejidos semitransparentes bordados al hilo que se prestan al recargo barroco con encajes y ‘tiras bordás’.

Colección de trajes de flamenca en crudo de Raquel Terán

De nuevo un corte imperio para vestido con largo de doble capa acompañado por rosas de coral, de esas que les aportan señorío y empaque al estilismo flamenco. Para el resto de la colección también se conjuntan de igual manera en la que a un tono tierra suave también se le da permiso, pero sólo para contornear volantes, escotes y demás detalles que piden resaltarse.

Lola Alcocer vestida de Raquel Terán en We Love Flamenco

Complementos Raquel Terán para su colección ‘Entre dos orillas’

Al hilo del párrafo anterior resulta obligado comenzar por los últimos complementos que se vieron, pues las piezas que acompañaban a la mini colección que finalizaba el desfile se tintaban en ese tono salmón del que es propietario el coral, formando collares babero, pendientes largos, XXL, de los que piden que se les mire, y peinecillos discretos.

Complementos flamenco en coral de Raquel Terán

Para la mini colección denim se han realizado complementos en consonancia con el exorno de la indumentaria flamenca, pues también se emplean esos lunares forrados en forma de bolas para collares, pendientes, broches y peinecillos, que se saltean con otros abalorios y caireles.

El resto de piezas que han podido verse se forman con camafeos, flores de resina y tejidos propios de las colecciones permanentes de complementos Raquel Terán. Tanto éstas como el resto de complementos flamencos, se han elaborado contando con la colaboración de Nieves Pérez San Gregorio.

Mantoncillo de Raquel Terán

Por otro lado, este año sus mantoncillos son algo más sencillos, algunos, sólo algunos, pues la tentación de complicarlos no la pierde. Junto a la sencillez, si es que se le puede calificar así a los de encaje, y sus patchworks, que ya presentó el año pasado en We Love Flamenco, te topas con otros donde la ornamentación se hace en base a la técnica crazy quilt pero versión flamenca, decorando la parte más extensa del pico del mantoncillo, ayudándose de carruchas y caireles para formar flores y dibujos,  que se conforman en estampado cachemir en la alternativa que nos propone este año al mantocillo: el chalequillo.

A los suyos les añade tirantas y los abotona para que se cierren al completo, los reduce simplemente a su función principal de adorno o bien los tricota, fleca y alarga hasta el codo para que más que un chalequillo haga las veces de chaqueta que se combina con falda de talle alto y micro-volantes. Ni qué deciros que está entre mis favoritos de su colección y de todos aquellos trajes de flamenca que mis ojos han podido ver, pues es el perfecto candidato para enfundar en bolsa transparente y dejarlo colgado a mano en el armario para cualquier ocasión que surja de corte o no flamenco.

Chaqueta tricotada y flecada a juego con falda de volantes al hilo de Raquel Terán

De nuevo una colección para el recuerdo, inolvidable, de las que dejan huella y buen sabor de boca. Con menos canasteros de los que nos tienes acostumbradas y con tonos algo más apagados de lo habitual en tí, vuelves a poner en la pasarela We Love Flamenco tu apuesta por una flamenca diferente, con ego propio, arriesgando y proponiendo alternativas inspiradoras, sin olvidarte de las pautas de una flamenca clásica bajo el criterio que te propicia tus querencias por las dos orillas. ¡¡¡Gracias por diseñar en moda flamenca!!

Raquel Terán en We Love Flamenco 2016

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*