Sirenas flamencas de Volantes con Aire de Fiesta

No hace falta tomar nota cuando la conversación te interesa y no quieres perder nada de lo que se habla. Sí resulta necesario para ciertos detalles, como fechas concretas, acontecimientos inolvidables, nombres o denominaciones de algo nuevo para tí. Pero si se toma nota se pierde ese aliciente de espontaneidad, de ‘confesión’, del gesto mientras lo cuenta, de ese algo más que se añade cuando te encuentras cómoda charlando, que de otra forma no contarías y que resulta imprescindible para conocerlo todo. Así que como tomo pocas notas, o ninguna, mientras intercambio palabras, me toca hacer ese ejercicio de memoria llamado rememorar, para poder relataros una historia de idas y venidas en moda con final feliz.

Vestido lápiz de Volantes con Aire de Fiesta con estampado en mangas y vuelo en muñecas

Érase una vez una chica que, simplemente, tenía inquietudes, normal a su edad, y consiguió llevarlas todas a cabo antes de decidirse. Os aseguro que no perdió el tiempo mientras se centraba en aquello que más le atraía. Su andadura comenzó en casa. Su contacto con la aguja y el hilo comenzó como un juego en el que ella misma y sus amigas, se prestaban a que Vicky convirtiera un retal al costo que había comprado por la mañana, en una prenda de última moda para salir por la tarde. Sí, poco tiempo y pocos conocimientos, pero los suficientes para estrenar ese sábado noche. ¡¡Quién la hubiera conocido antes!!

Así que ir a Madrid a estudiar patronaje era algo consecuencia de lo anterior. Es más, su capacidad de aprendizaje la llevó a simultanear su formación universitaria con la correspondiente a la confección industrial, en la que estuvo, después, unos 12 años trabajando. Pero cansada de una rutina con falta de alicientes por la repetitividad de tareas, se lanzó de lleno a otra de sus vocaciones, la joyería. No sin antes aprender el oficio de joyero. Para la cual también recibe formación, esta vez en Córdoba, cuna de grandes joyeros en plata. Sector al que le dedica otros taitantos años de su vida profesional, tras los cuales, de nuevo, cambia de rumbo, aunque más bien retorna al que dejara años atrás, pero, ahora sí, a su manera.

Traje de flamenca blanco de Volantes con Aire de Fiesta de talle estampado

Creando sus propios diseños, disfrutando de lo que es el diseño exclusivo, alejado de la fabricación en serie. Es así como nace su pequeño taller de moda en Andújar. Y es así como pasa de ser Vicky García a Volantes con Aire de Fiesta y cómo comienza a dar forma a sus primeros trajes de flamenca que diseña para las diferentes romerías de la zona, incluyendo la de la Virgen de La Cabeza. Justo este retorno, que se produjo hace unos años, se convierte en el cambio que la define. Nunca ha dejado de diseñar, pero ahora lo hace en aquello que más le llena. En esta vuelta, realiza también algún que otro evento privado para clientas donde muestra sus diseños de temporada. Pero no será hasta hace tan sólo unos días, en Viva by We Love Flamenco, donde se produzca su puesta de largo en esto del volanteo y los lunares.

Detalle del top con volantes tableados al tono de los pendientes diseñado todo por Volantes con Aire de Fiesta

Fue el pasado 20 de enero, en Sevilla, en las antiguas Galerías Peyre, donde Volantes con Aire de Fiesta realizó un desfile en el que presentó su poco más de una veintena de trajes de flamenca. Todos conforman una colección compacta pero variada, pues se adecúan tanto a momentos de la flamenca como de la romera, para pasear a caballo en la grupa, caminando por el Real para disfrutar de la Feria de día o, simplemente, compartir con amigos instantes de la Feria de noche.

Traje de flamenca de dos piezas con claveles bordados de Volantes con Aire de Fiesta

Se denota, desde su primer estilismo flamenco visto en pasarela, la predilección de la diseñadora por las flores, dado que en, prácticamente todos, aparecen de una u otra manera. A veces los coloca sobre el hombro de manera delicada, como en éste traje de flamenca de dos piezas, que agarra la blusa con suavidad en un lado para, luego, repetirse en el vuelo de un talle bajo en negro.

Traje de flaemnca estilo Marisol con espalda descubierta de Volantes con Aire de Fiesta

En otras, las coloca bordeando una espalda abierta. Como en este ‘Marisol’ canastero o en también en éste otro en negro, propio de flamencas de noche, en el que las agrupa bordadas de colores en un volantito, que recuerda al de un capote torero, y que se sitúa justo al final de la espalda y hombros. Dejando que sea el encaje en negro el que siembre de primavera el escote.

Traje de flamenca negro con volantitos bordados y espalda descubierta de Volantes con Aire de Fiesta

Pero en Volantes con Aire de Fiesta no sólo las flores protagonizan sus trajes de flamenca, sino que también conquistan otras prendas más propias de quienes optan por estilismos más cómodos para pisar El Real o, simplemente, prefieren por lucir aires flamencos en esa cena de gala que inaugura la Feria. Así, invaden pantalones pitillos, de talle alto, en satén estampado, cosidos de manera que casan, perfectamente, para que entre una pierna y otra, no exista un corte abrupto de flores, sino, simplemente, una continuidad elegante. ¿Qué os parece por ejemplo éste?

Estilismo flamenco de camisa y pantalón de Volantes con Aire de Fiesta

También los despoja de flores, pero los enriquece con ribetes y carruchas para idear coqueterías flamencas en negro con pinceladas en rojo.

Top ribeteado con carruchas a juego con pantalón de Volantes con Aire de Fiesta

Su línea romera tuvo mucha presencia en ‘Sirenas’, su nueva colección. Y es imposible que sea de otra manera dado que la firma también realiza una línea para amazonas. Por eso fueron varios estilismos que pudimos ver, de los que es obligatorio destacar aquellos realizados en terciopelo con gorra inglesa también de la firma, combinándola con camisa tipo rejoneadora de cuello mao.

Estilismo romero de Volantes con Aire de Fiesta

En un estilismo romero de largo hasta los tobillos, nos mostró un canastero que engordaba su volumen a base de metros de tela para las enaguas, que conseguían aupar un tejido delicado a la vista, de ésos de caída dulce y coqueta, siendo uno de mis favoritos de la colección.

Camisa, fajín y falda canastera de lunares de Volantes con Aire de Fiesta

Su lado más flamenco supo reflejar con exactitud el nombre de la colección, bajando los talles a máximos imposibles si no es porque contaba con tejidos elásticos. Añadiendo ahí, casi al final, el vuelo de volantes al hilo que emulaban al caminar las ondas de las sirenas al nadar. Como en éste rojo de manga corta, que se deja dominar por el encaje al tono para el escote y permite que el tul remate el vuelo de volantes, obsevándose perfectmante ese juego ondulado a lo ninfa acuática.

Vestido de flamenca en rojo con vuelos de tul negro de Volantes con Aire de Fiesta

O este otro también, en el que el talle se ajusta con un par de bandas cruzadas que se colocan en forma de escote palabra de honor, se flecan en hombros y se decoran con borlón, dejando a la vista los pendientes que ha ideado Volantes con Aire de Fiesta para el mismo. Pues, recuerda, que su periplo laboral incluye estudios de joyería, que propician que no sólo se atreva con textiles para idear flamencas, sino con metales y otro tipo de materiales para imaginarse complementos flamencos como los que ves.

Traje de flamenca de la colección 'Sirenas' de Volantes con Aire de Fiesta

El desfile lo finalizaba con un drapeado en raso. Afinaba la cintura con este recurso textil, que se ayudaba de un vuelo de tul para estilizar el talle seseante de sus sirenas flamencas. Eso sí, en el tono que más se está viendo este año en pasarela: el rojo, color flamenco por excelencia y que se paseaba con fuerza en estos primeros desfiles del año.

Traje de flamenca rojo con mangas de capa y talle bajo de Volantes con Aire de Fiesta

Las sirenas flamencas que Vicky García ha ideado para esta temporada, muestran cómo le gusta a la diseñadora realzar cada centímetro que define la silueta de una mujer, haciendo uso de talles bajos, muy bajos, más allá de las rodillas, con la virtud de no restarle amplitud de su manera de caminar. Y lo consigue con tejidos que se amoldan al cuerpo, como el popelín que, además, no sólo pesa poco, sino que se adapta al movimiento. Respecto a su línea para flamencas romeras, tampoco se ha limitado en el uso de tejidos, introduciendo el terciopelo en esos sus canasteros cortitos, que tanto uso se les dá en los diversos encuentros con la Virgen y en alguna que otra feria de verano. Por lo que osa añadirle glamour a una indumentaria que acostumbra a ser de tejidos más toscos y el resultado es perfecto.

Vicky García, diseñadora de la firma Volantes con Aire de Fiesta, tras la presentación de su colección 'Sirenas' en Viva by WLF18

La destreza para no romper estampados, a pesar de ajustarse a un patronaje pantalón, es una connotación más del perfeccionismo que persigue, y que también puede adivinarse en todos los pendientes y peinecillos que ha diseñado y creado para cada uno de sus estilismos. Es de esas firmas que les gusta imaginarte al completo, pensando cada detalle para que resalte cada elemento como debe hacerlo .

Tras este deesfile, toda su nueva colección podrá verse, tocarse y probarse en tan sólo unos días en su nuevo punto de venta en Andújar, en el número 5 de la calle Ramón y Cajal. Lugar elegido para abrir su primera tienda y cuya inauguración está prevista para el próximo 5 de febrero, una pieza más dentro de su retomada etapa como diseñadora.

¡¡¡Gracias por crear moda flamenca y traer hasta aquí tus sirenas de lunares y volantes!!!

 

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*