Loli Vera ha fallecido.

No es fácil escribir un texto de este tipo, pues no es un hasta luego, es más bien un hasta siempre y eso sabemos todos lo que significa.

Cuesta abrir los ojos y asumir que ya no le verás más. Que sus volantes, los que ha hecho, seguirán ahí, la harán eterna y perpetua, pero que no habrá nuevos imaginados para gustar a Candela o Daniela, que vistan ojos verdes con aire andaluz para los que crear, más que flamenca, un buen puñado de ilusiones, ésas de las que enunciar al aire que respira Andalucía, donde se crea moda flamenca con danza y donde, también, el estilo jamás se pierde. Y todo con esa filosofía que establece el carpe díem, que te invita a aprovechar cada instante como el último, a no quedarte impasible y actuar, a recrearte en la fuerza del color y en la de los bosques de alerces para soñar despierta trajes de flamenca.  

Loli Vera nos ha dejado, así, de repente, sin esperarlo, sin hacer ruido, con discreción, a su estilo y manera. Demasiado pronto, aunque siempre lo es, y demasiado injusto. Porque injusto también lo es siempre, pero no estamos viviendo un momento normal que digamos y eso recrudece las cosas. La pandemia que nos está castigando ha vuelto el mundo del revés y estando como estamos en fechas de Semana Santa, a estas alturas, Loli Vera estaría ultimando y entregando sus trajes de flamenca, su fuerza del color, a sus clientas, a las admiradoras de sus volantes.

Y es que la mayor satisfacción de cualquier diseñador de moda es ver que sus creaciones se visten, se pasean por la calle y se atisban en ciertos lugares. Y para un creador de moda flamenca no es menos. Ver sus trajes de flamenca pisando el albero feriante, entrando en las casetas bajo la luz de los farolillos, rodeados de palmas y de conversaciones sordas por el cante y el repiqueteo, es la mayor satisfacción que pueda tener. Ese momento es el cúlmen de todo un año de trabajo y ése, junto a otros, es el que hace injusta su pronta ausencia.

Porque no te tocaba. Así no Loli. Tu sonrisa permanente, tu amabilidad y cariño y tu correcta trayectoria profesional merecían un adiós diferente. Porque, como rezaba tu nota de prensa sobre la ‘Fuerza del color’ en el dossier de medios de SIMOF 2020: ‘Loli Vera ha ido superándose cada año y ello le ha permitido estar aún más cerca de su clientela‘  Palabras que connotan el cariño que irradias y que siempre se conceden a una firma consolidada, que ha ido superando obstáculos y ha sabido hacerse su hueco, aportando a la moda flamenca su propia visión de cómo ha de ser un traje de flamenca, sin alterar los cánones ni desviarse de lo que realmente necesita quienes llevan sus diseños.  

Con 11 años cogiste una aguja por primera vez como aprendiz de modista, mucho antes de formalizar en papeles tu profesión de diseñadora, lo que hasta hoy ha sido tu pequeño gran sueño hecho realidad. El destino te ha arrebatado tu aguja, la que ha sido tuya tantos años, pero el tiempo te ha concedido la eternidad, la que sólo poseen los grandes, por tu profesionalidad y carisma.

¡¡Quién me iba a decir que ese 16 de febrero en el backstage de Andújar Flamenca sería la última vez que hablaría contigo!! No te vi bien y te lo comenté, a lo que me respondiste que efectivamente así era. Me dijiste que tenías ganas de recoger todo tras tu desfile para volver a casa. Estabas cansada. Fueron nuestras últimas palabras, fue tu último desfile, tu último carrusel y saludo al publico que acudió a verte. Pero esta no debía haber sido tu última colección de bordados y volantes. Tenías derecho a disfrutarla en todas sus etapas. Y no ha quedarte sin la que cierra el ciclo de trabajo, la que mayor satisfacción da. Pero el cáncer no da tregua. Llega sin avisar y sin tiempo para nada.

Se nos ha ido un pedacito a todos, ¿verdad Maite Cárdenas? Y precisamente en el día de su santo, sin poder despedirnos de ella como corresponde con este caos que vivimos ahora. Así que lancemos unos cuantos Besos Flamencos hacía el cielo para para que sonría una vez más, ¿os parece? ¡¡Hasta siempre Loli Vera!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.