A estas alturas ya no le resulta a nadie raro un tocado, ni verlo ni llevarlo. Recuerdo como hace unos años escribía artículos aconsejando su uso y animando a las más indecisas incluso a lucirlos de cierta envergadura. Ahora, puede decirse, que su inclusión en los estilismos de cierta índole se ha democratizado. Tanto es así que, a veces, un mal asesoramiento o el desconocimiento sobre cómo colocar tocados de flores para novias e invitadas, entre otros tipos de exornos para el cabello, conducen a un deslucimiento, no sólo de la pieza sino del look completo.

Te recuerdo, que si lo llevas será éste, precisamente, uno de los elementos más importantes. Su protagonismo absoluto, sin peros ni condiciones, hacen que pese lo suficiente como para, hablemos claro, torpedear el mejor traje de novia, invitada o madrina si has errado en su elección.

Tocado voluminoso para invitada de boda de Ópalo Negro

Por eso, tener presente algunas directrices del protocolo de tocados no viene nunca nada mal. Es básico que tengas presente si llevarás o no acompañante, para así elegir un tocado que no moleste. También debes tener en cuenta la hora del día en que vas a lucirlo. Para la mañana o la tarde el tocado puede ser voluminoso, optando por la pamela si estás a comienzos del día. Pero si el momento es nocturno, la pieza debe ser más pequeña, pues el vestido también se alarga.

Turbante en sinamay de Ópalo Negro

El pelo. Si lo vas a llevar suelto o recogido; un aspecto más que te hará elegir un modelo u otro, aunque la elegancia se decanta por el cabello recogido si vas a llevar tocado. Pero, como bien dice la firma de tocados Ópalo Negro, hay que estudiar en concreto a cada persona. Sus gustos, su fisonomía, su estilo e incluso el tono de piel, son pequeños conidiconantes que suman para escoger el más adecuado. Además, no sólo resulta clave el tipo de acto al que asistirá, sino qué es lo que le hará sentir realmente cómoda. Por tanto, el complemento perfecto para el estilismo debe pasar por una fase de selección.

Tocado de sinamay y plumas de Ópalo Negro Tocados

Las flores son una de las opciones favoritas desde hace varias temporadas, tanto para invitadas de boda como para novias. Por lo que ese aire bohemio y dulce que imprimen los tocados de flores, hacen que sean los predilectos para muchos de estos eventos.

Peinecillo de flores tintadas de Ópalo Negro Tocados

De hecho, el uso de la flor en tocados se remonta hacia la mitad del siglo XVIII, en la que se data la novela ‘Pamela o la virtud compensada’, escrita por Samuel Richardson, y que puso puso de moda los tocados de flores. Cuenta la historia de amor de una campesina y el señor para el que trabajaba, al que rechazaba constantemente, pero con el que se acabó casando. Pues bien, esta novela causó tanto furor allá por el 1740, que desbancó el uso de pelucas y sombreros exageradamente grandes y popularizó, entre las damas adineradas, la estética que definía a su protagonista. Así, con guirnaldas de flores y sombreritos de paja, quisieron estas señoras revivir un poco de esa candidez e inocencia que caracterizaba a Pamela, nombre de la protagonista. Por cierto, responsable también que en España se comenzara a llamar de esta manera al sombrerito de paja.

Pamela de fibra natural de Ópalo Negro

Pero volviendo a las florecillas, la opción de peinecillo es de las más prácticas y sutiles. No suelen ser más anchos que la cabeza, por lo que si lo colocas detrás la discreción será absoluta. Por tanto, si no estás acostumbrada a llevar tocado, se te presenta como muy recomendable. Aunque las posibilidades de colación son tantas como ubicaciones distintas quieras buscarles.

Peinecillo de rosas para invitadas y novias de Ópalo Negro

Si en la elaboración del tocado cuentas con la posibilidad que te tinten las flores, como hacen en Ópalo Negro Tocados, es un detalle que te aconsejo tengas en cuenta en tu elección, pues es la mejor manera de asegurarte que el peinecillo de flores quede totalmente integrado en el estilismo.

Banda de flores de Ópalo Negro para novias de Ángeles Verano

Otra de las opciones florales son las bandas o guirnaldas de flores que usaba Pamela en la novela y que resultan muy recurrentes en novias. Mira cómo queda esta pieza de Ópalo Negro Tocados en este estilismo de novia de Ángeles Verano.

Banda de flores en diferentes tonos de Ópalo Negro para novias de Ángeles Verano

Y, por supuesto, no olvidemos las diademas de flores, que se sitúan entre las preferidas por su fácil colocación. Simplemente asentarla, si acaso un par de horquillas para sujetarla y ya está.

Diadema de rositas rojas de Ópalo Negro

Pero uno de mis favoritos de su última colección es el de la foto que sigue a este texto. Que puede que sea un peinecillo, pero no lo parece, pues consigue ese aspecto de ramito silvestre recién recogido y plantado en la cabeza con un par de horquillas. ¿¡A qué sí?! Esta es una clara muestra de este estilo romántico y campestre originado en la novela de Samuel Richardson con sus tocados de flores.

Tocado de flores en tonos buganvilla de Ópalo Negro

Respecto al sombrerito de paja del que se hablaba en la novela y que causó furor entre las señores de entonces, su uso ha llegado hasta nuestros días y suele ser una de las piezas más glamourosas de cualquier colección de tocados. Su principal función, la de dar sombra, y que cumple a ‘rajatabla’, le hace merecedor de ganarse su puesto como favorito para los eventos de mañana. Si tu cita especial es después del mediodía, olvídate, ya estará de más llevar este tipo de sombrero. Además, recuerda que tal y como sales de casa has de volver. No vale cambiar tacones por bailarinas ni quitarse la pamela en mitad del banquete.

Pamela rosa en sinamay de Ópalo Negro a juego con bolsito de mano también de la firma

En este diseño, Ópalo Negro Tocados elige el sinamay para dar forma a una pieza, cuyo bolsito de mano a juego queda integrado por la lazada de la pamela.

Pamela roja con pluma de faisan de Ópalo Negro

Otra forma vistosa y sofisticada de colocar la pamela es de lado. Además, en este modelo resulta obligatorio, pues la pluma de faisán añadida no admite otra postura. Pero no sólo para tocados reserva Ópalo Negro sus flores, algunas inventadas de la nada por ella misma, siendo fiel a esa exclusividad de la que puede presumir, sino que también las añade a otro tipo de complementos, como bolsos y collares. Los primeros, desde las carteras tipo sobre hasta los bolsitos joya, rígidos y pequeñitos que añaden glamour al estilismo.

Collar a juego con clucth de fibra natural de Ópalo Negro

Los segundos, los collares, los imagina en cadenas de tono bronce de la que prenden rositas pitiminí, junto a otras florecillas y jirones textiles al tono, consiguiendo así darte un toque para, por ejemplo, este tipo de vestidos básicos que tenemos en el armario y que solemos darle un uso más rutinario. Por tanto, te ayuda a convertirlo en el outfit perfecto de una cita especial. Y si lo combinas con su clucth mejoras el resultado.

Pero la tendencia de este 2018 hacia la novia clásica no ha pasado desapercibida para Ópalo Negro y ha incluído en sus últimos diseños flores metalizadas y perlas en diferentes tonalidades.

Tocado de novia con perlas y flores de Ópalo Negro

Cuando se produce una boda real, como la reciente entre el Príncipe Harry y la actriz Megan Markle, la moda nupcial se torna clásica, tanto en textiles como en complementos, por lo que ciertos estilos más etéreos y coquetos dejan paso a otros más recios y recargados.

En esta pieza de metal, Ópalo Negro Tocados ha mezclado perlas y piezas facetadas en forma de pera junto a otras, como pequeñas florecillas realizadas en porcelana fría y que diseña y fabrica, desde cero en su taller, además de puzzles con materiales triturados que consiguen dar tono nacarado a las hojas de la diadema de novia.

Diadema realizada en metal,, perlas y cristales facetados de Ópalo Negro

En esta otra pieza, las pequeñitas florecillas azuladas en cristal apenas se perciben, pero resultan necesarias para que esta diadema quede así. La multitud de perlas blancas, azuladas y doradas, que dejan entrever otras que aportan elegancia coqueta con suaves toques en esta diadema joya, perfecta para novias veladas.

Diadema de perlas para novias en varias tonalidades del dorado y blanco de Ópalo Negro

Sus tocados de flores y sus tocados joya, los que Ópalo Negro crea cada temporada desde su taller, son todos piezas únicas, personalizadas e irrepetibles, ya que se adaptan a la necesidad y gusto de cada cliente, por lo que resulta imposible que se puedan crear dos tocados iguales o parecidos.

Diadema de perlas, flores y florecillas de porcelana fría para novias de Ópalo Negro

Además, su compromiso de exclusividad se gesta desde el momento que entras en su taller y te sientas en el sofá. Allí tendrás tu primera conversación con Nela y podrás conocer in situ, sobre la mesita de café, todas las muestras que Ópalo Negro tiene para sus clientas y sobre las que comienza a imaginar los diseños de tu tocado. Su asesoramiento personalizado, la experiencia de esta firma de tocados, junto a la correcta ejecución de cada pieza y calidad de materiales utillizados, hacen su visita más que recomendable y adecuada si estás en proceso de selección del tocado de flores perfecto o del tocado joya idóneo.

 

Imágenes para este post de Tu foto de bodas, cedidas por Ópalo Negro.

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.