Los tejidos étnicos y el estilo victoriano se conjugan en ‘Chapineros , 1’ para crear flamencas de Ángela y Adela

Nuestras queridas Ángela y Adela este año se han vuelto un tanto osadas, al menos los tejidos que han usado es lo que dicen. Su elección textil inspirada en lo étnico, en los colores de la sabana africana, y en ese estilo de vida un tanto bohemio y aventurero a lo Memorias de África, propicia crear estilismos para mujeres atrevidas que no descaradas, valientes que no alocadas.

Eso sí, sin olvidar su preferencia por lo retro, por lo que tiene sabor antiguo y que aún se prolonga en el tiempo. Siendo, por tanto, ese victorianismo vintage del que hacen gala el hilo conductor de ‘Chapineros, 1’.

Mantoncillo al tono de Ángela y Adela

Y el cual han sabido combinar con un equilibrio exquisito y lo han hecho con quietud, con calma, con ese punto de vista extraordinario que poseen para observar la moda, ese que les pernite hacer sus match and mix perfectos sin perder la línea que les caracteriza. Lo cual no es fácil cuando cuando entran al unísono elementos tan contradictorios como los que han empleado. Por un lado la dulzura victoriana y por el otro la tosquedad y rudeza que confiere la inspiración africana.

Traje de flamenca naranja con lunar pequeño de Ángele y Adela

Pero ellas lo han conseguido, combinando este tipo de tejidos de formas geométricas y tonos tierra, algo toscos, con la delicadeza del encaje, la blonda y bordados antiguos creando así sus propios textiles flamencos. Mira aquí como han mezclado este tipo de estampado rudo con la coquetería del lunar, simplemente haciendo coincidir tonos a pesar de los estilos contrapuestos, con un estampado a priori nada flamenco. Como color de transición entre uno y otro ha optado por un verde esmeralda, que suaviza la calidez de tonos.

Traje de flamenca étnico de Ángela y Adela

En esta misma línea, pero versada en moteado, sobre todas las cosas, la geometría en rombos se deja invadir por lo que los griegos llamaron la forma perfecta, el círculo, haciendo que las nesgas del vuelo de este traje de flamenca resalten con la ayuda de tintes al contraste. Rematando este estilismo no con mantoncillo como acostumbran, sino con chal extralargo en seda y flecado en beige, siendo una opción más que interesante y a tener en cuenta.

Traje de flamenca de vuelo evasé con nesgas de Ángela y Adela

También en esta forma romboide nos proponen otro de sus diseños en el que la coquetería en enaguas de algodón en blanco se asoma en los bajos. Pero quizás más por los lados que por delante y por detrás, como si recogieras el traje para pisar por las arenas detrás del simpecado. Y todo complementado con un mantoncillo, el cual iguala tonos de manera que se camufla en el traje de flamenca, pretendiendo no resaltar del resto, simplemente aportar sin destacar.

Traje de flamenca con estampado geométrico de Ángela y Adela

Pero no sólo el dibujo exótico se ha prodigado en sus nuevas creaciones. Existe un tipo de tejido muy en boga en moda actualmente que se ha colado entre sus diseños. Se trata del plisado, aquí lunarado, es lo que toca en flamenca, que desde la cintura abre vuelo, el que pide el propio tejido, y que se renta con un solo volante que, tal y como les caracteriza, a veces el moteado se dibuja perfecto y otra lo hace más diseminado y en degradé.

Traje de flamenca plisado de lunares de Ángela y Adela

De lunares también imaginan este otro diseño, uno de mis favoritos de su nueva colección, en el que parece ser un canastero y no lo es, pues los volantes van al hilo y es la caída delicada del tejido la que juega con nuestra vista. En el talle introducen un poquito de brillo con una pieza tribal que guarda la consonancia tonal con el resto del traje de flamenca. El mantoncillo lo dejan para atar a la cintura, dándole ese aire zíngaro a este estilismo flamenco de manguita corta. Todo un capricho atemporal, ¿no crees?

Traje de flamenca de volantes desde la cintura de Ángela y Adela

Pero vayamos a sus siluetas de siempre, a aquellas evasé que tanto les define, pues poseen ese movimiento propio de acento elegante que persiguen para sus siluetas flamencas. ¿Qué os parece si los vemos en rosa, rojo y estampado?

Para el rojo han optado por darle un toque en rosa, en un mantoncillo pequeñito de esos de flecos cortos acorde con la mínima expresión del mismo, dado que no pretende ir más allá de aportar una pincelada en otro tono. Se trata de esos trajes de flamenca que ellas imaginan con mangas cortas, cómodas y frescas para los calores de abril, y con enaguas divertidas y diversificadas, pues con el movimiento igual que se ven lunares rojos de adivinan enaguas en grises plateados.

Traje de flamenca rojo de Ángela y Adela

Para el rosa el juego es el mismo, pero aquí el volantito menudo que recorre el traje de flamenca se aclara, dejando que las mangas protagonicen el estilismo con su forma de capa y doble largo de manera que acaricia las muñecas. También con mantoncillo, que si no fuera así no serían flamencas Ángela y Adela, pero aquí con un estampado semitransparente que deja entrever el rosado a pesar de ser de mayor tamaño que en el rojo.

Traje de flamenca rosa de Ángela y Adela

Y en evasé pero estampado de flores grises, un diseño de corte a la cadera, ajustándose hasta ahí y desde el que se abre el vuelo de un diseño de esos que se hacen eternos, tanto como tú quieras, en el que las mangas vuelven a ser de capa pero algo más cortas.

Traje de flamenca rosa de flores estampadas de Ángela y Adela

El patrón básico que nunca falta entre sus propuestas, el de talle bajo tan favorecedor, se tenga la talla que se tenga, pudo verse poco entre sus propuestas, pero estuvo presente. Os lo muestro en rojo con lunar blanco, un clásico al que le han añadido volantes estampados de flores y con lunar algo más grande en esa mezcolanza de vuelos rizados al aire del que gustan hacer uso y dispuestos a su aire, al que a ellas les inspira en ese momento. Disponiéndolos con esa anarquía que les caracteriza.

Traje de flmaena de talle bajo en rojo con lunar blanco de Ángela y Adela

Para cerrar este artículo he querido reservar uno de los que más me han sorprendido y que veo como novedad en este año entre sus creaciones. Se trata de un arrebatador traje de flamenca en blanco que han imaginado con doble largo, haciendo que por delante la altura del bajo, o abertura del vestido, quede por encima de las rodillas, acariciadas por enaguas bordadas tipo blonda antigua. Si quitas el mantoncillo y lo complementas con bolsito joya, bien puede darte vida para una cita de primavera o verano de las de cierto empaque. ¡¡Simplemente bello!!

Traje de flamenca blanco de Ánglea y Adela

Con esta colección Ángela y Adela demuestran como las directrices de la flamenca clásica pueden adaptarse a las tendencias sin perder la esencia. Pues a sus siluetas de talle bajo, que aquí se han visto en menor medida, y a esas otras evasé que forman parte de sus preferencias, han sabido añadir, sin brusquedades, las que señalan el vuelo desde la cintura, que no son más que su versión vintage de la tendencia setentera y ochentera que invanden las últimas temporadas de flamenca.

Ángela y Adela tras el carrusel de su colección Chapineros, 1

Y siempre derrochando ese estilo victoriano que les aporta sabor antiguo y estilo únicos y diferenciado, a la vez que le imprime la característica de heredable a estos caprichos flamencos visto en WLF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.