Destierra al negro y al rojo, para incluir azules, blancos, ocres y estampados florales fuera de lo común. Así es ‘Florecer’, la nueva colección de trajes de flamenca de Alba Calerón.

Aquello que cultivas da frutos porque antes florece. Aquello que cuidas, alimentas y proteges, crece y avanza porque no se marchita, florece. Pues ese aquello no es más que tu razón de ser, es en lo que empleas todas tus fuerzas y es lo que te hace arriesgar y, a la vez, avanzar, porque germina, se desarrolla, florece y madura. Distintas etapas que expresan los diferentes momentos de lo que hacemos y que son necesarias para para hacernos más exigentes y perfeccionistas, consiguiendo así mejorar.

Y todo relacionado con la palabra cambio, con ese giro que te hace salir de tu espacio seguro y probar cosas nuevas. Otros elementos a los que Alba Calerón estaba, que no está, desacostumbrada y con los que ha organizado su nueva colección: ‘Florecer’.

Hortensias para Florecer de Alba Calerón

Se ha desligado del negro, que no del azul; ha mirado hacia el verde, como en anteriores colecciones, pero está vez más que al rojo, aunque se ha colado algo, pero muyyy poquito, apenas un par de volantes. Ha incluido el blanco como liso, que para eso es tendencia, y no se le ha olvidado ni en los lunares ni en el fondo de estampados. Y ha dejado que las flores de primavera le invadan, utilizando, por primera vez, tejidos estampados con hortensias, petunias y margaritas, pero no rosas, el dibujo floral por excelencia en el traje de flamenca.

Traje de flamenca blanco con vuelos de colores de Alba Calerón

El caso es que ha revolucionado sus cimientos, pues ha variado sus preferencias y se ha lanzado a la piscina de las novedades, las suyas, las que la sacan de su zona de confort para probar por otros lares flamencos.

Su revoltijo de nuevos elementos, por tanto, han pasado hasta por los cortes, ideando un imperio para un puñado de margaritas sobre un alimonado vainilla de un solo volante y cuello caja, que, en su línea minimalista, no puede ser más atemporal con menos.

Traje de flamenca corte imperio en amarillo con margaritas blancas de Alba Calerón

Le ha dado por crear asimetrías con un vuelo fruncido a modo de mantoncillo al bies, coloreando el talle en sus flamencas clásicas a las que este año no les ha socorrido con un pico flecado, ni siquiera volanteado.

Traje de flamenca de talle a la cadera y volantes al hilo de Alba Calerón

A la vista está la introducción de chaquetas. ¡¡Sí!! ¡¡Tal y como lo lees!! Pues Alba Calerón ha optado por añadir esta prenda de moda entre sus propuestas, haciendo, en unos casos, que su inclusión pase desapercibida. Como en este traje de flamenca azul con lunar blanco, en el que desde la cintura se volantea a lo peplum para unas mangas cortas de doble volante, dejando a la vista el sin mangas de escote pico cuando te deshaces de esta indumentaria adicional. ¡¡No puede ser más bonito y coqueto!!

Traje de flamenca azul sin mangas con chaqueta de volantes de Alba Calerón

A pesar de ello, a pesar del vanguardismo introducido, sigue redundando en su flamenca clásica de toques romeros. Ya que le es inevitable dejar esa impronta con sabor a camino y simpecado entre sus diseños. Y para muestra esta falda canastera, de piezas marcadas y con armónica combinación de tonos y moteados, que crea a juego con camisa de manga globo sin cerrar.

Dos piezas en este estilismo flamenco de falda canastera de Alba Calerón

También diseña otros trajes de flamenca con manga globo cerrada, aunque más bien es de las ablusadas con volantito al codo, cuyo talle alto de volantes al hilo, apenas tres que aumentan de tamaño conforme se acercan al suelo, tiene ese sabor vintage, de flamenca de siempre, del que la diseñadora sabe impregnar sus creaciones de moda flamenca.

Traje de flamenca blanco con estampado de flores de Alba Calerón

Y si no, mira este transgresor, que de tanto en tanto vemos en pasarela y que puede o no gustarte, pero no deja de atrapar miradas. Son dos volantes canasteros, que parecen no descansar uno sobre otro para dar ese efecto óptico, pero realmente sí sucede. Pues los dos emergen desde la cintura, aportando el pequeño singularidad y volumen al estilismo flamenco. Por cierto, en tonos tierra, otra novedad de la firma, para estampado de pétalos a lo XXL.

Traje de flamenca canastero de Alba Calerón

Aunque, sin duda, uno de los caprichos, uno de los affaires para mi de la temporada, se riza en tirantas y bajo de camisola flamenca que reposan sobre talle de cintura alta con volante de capa rematando el bajo. Se pinta de blanco y se escota, suavemente, en corazón, como si de una novia se tratase, conformando así todo un deleite en nácar para la vista, ahora y siempre.

Traje de flamenca blanco sin mangas de Alba Calerón

Y a vueltas con el verde, que me da que puede que sea su tono favorito, ya que es el único que sobrevive a la criba cromática que ha realizado aquí, su especial manga globo sin cerrar se incluye también aquí en un clásico de talle bajo y mini volantes al hilo. En el que, con lunares y sin ellos, los lisos van al tono del vivo de los moteados rizados al aire, que no al del talle, lo que le añade ese acento propio de la firma.

Traje de flamenca verde con talle bajo y multitud de volantes al hilo de Alba Calerón

Y todo en una colección inolvidable, que pretende mostrar mucho más y mejor quien es Alba Calerón y cómo deben respirar sus flamencas. Porque las suyas huelen a romero y a sal, a clavel y a albero mojado. Y eso es así porque su equilibrio para suelo feriante y camino se encuentra bien definido en su estilo y la caracteriza. En este 2020 ha querido que Florecer sea la colección en la que ha añadido estampados y nuevos colores, algo que no es más que abrir el abanico de posibilidades que su imaginación es capaz de crear. Lo cual es sinónimo de crecer, de evolucionar profesionalmente.

Traje de flamenca de mangas ablusonadas y con estampado floral de Alba Calerón

Pero siempre en ese minimalismo flamenco del que consigue sacar el máximo partido y con el que demuestra que la sencillez no se ata a lo antiguo, que la obligación de ciertos elementos tampoco existe en según qué diseños, porque es posible que unos trazos bocetados se luzcan por sí solos, con un par de pendientes y una flor.

Alba Calerón tras su desfile de su nueva colección de moda flamenca 'Florecer'

Florecer, por tanto, no es un punto y aparte de su trayectoria como diseñadora. Es un punto y seguido con el que seguir dando puntadas flamencas, abriéndose a otros campos con los que experimentar volantes, esos que propician traer tendencias de moda para aflamencar. Pues su ‘Florecer’ no es realmente un cambio, es el paso a la página siguiente de una historia de la que queda mucho por contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.